|

Más de 50 juristas se formaron en el futuro de la justicia en la sociedad digital.

En la biblioteca del Palacio de Justicia se llevó adelante la actividad que plantea la necesidad de analizar las herramientas existentes para resolver los nuevos conflictos, resultado del avance de la tecnología y los cambios en la sociedad moderna.

WorkShop. Mario Adaro charla con los representantes de la empresa Kleros, quienes fueron los responsables de brindar la capacitación a los profesionales judiciales en la biblioteca del Palacio de Justicia.

El Laboratorio de Innovación Digital de la Suprema Corte de Justicia (JusMendoza.Lab) realizó su primera actividad tendiente a empezar a nutrir la agenda judicial con temas que ya están empezando a generar nuevos conflictos, que son derivados en su mayoría del avance de tecnología y el impacto en la sociedad.

En este contexto, JusMendoza.Lab desarrolló un workshop de Justicia descentralizada en la criptoeconomía, en el cual se exploró la herramienta Kleros como Plataforma de abordaje para la resolución de conflictos en un mundo que no se rige por las reglas tradicionales. “La idea era dar a conocer de qué se trata el mundo Crypto y el concepto de justicia descentralizada. Incluso pudimos resolver dos casos reales de conflicto”, relató el ministro y vicepresidente primero de la Suprema Corte de Justicia, Mario Adaro, quien a su vez es la cabeza de este Laboratorio de Innovación Digital.

En total participaron de esta capacitación 50 profesionales, entre magistrados, abogados y personas que forman parte del ecosistema jurídico judicial. “Estuvieron formándose e imaginando el futuro de la justicia en la sociedad digital”, sostuvo Adaro.

“Generó mucho interés y hubo mucha participación en el workshop, incluso muchos descubrieron la herramienta Kleros. Y nos encontramos con esto de que la justicia de Mendoza va a tener que abordar estos nuevos conflictos que ya están en la comunidad.  Incluso se vieron ejemplos concretos como la resolución de una estafa a una billetera virtual”, explicó María Celina Abaurre, de reconocida trayectoria en innovación pública judicial y en implementación y auditoria de procesos de calidad ISO, quien será la responsable de coordinar el Laboratorio.

JusMendoza.Lab

JusMendozaLab. Celina Abaurre, responsable del Laboratorio de Innovación Judicial de Mendoza realiza la presentación de los representantes de la empresa Kleros

Desde el Poder Judicial de Mendoza se creó una herramienta cuyo objetivo final es el mejoramiento del servicio de justicia. Se trata del primer Laboratorio de Innovación Tecnológica de Sudamérica, que funcionará como centro de creación de cambios para modernizar los procesos judiciales.

“Se busca generar un espacio para encontrar soluciones innovadoras y creativas, trabajado con equipos de manera colaborativa, haciendo foco en las buenas experiencias y con participación no solo de la comunidad judicial sino también de la ciudadanía a la que van enfocada las mejoras”, sostuvo Abaurre.

Quien agregó que “vamos a seguir con estas acciones concretas, encontrando gente que ya trabaja con nuevas tecnologías, métodos y culturas. Y la gran novedad es que vamos a llevar adelante un concurso de proyecto e ideas, donde queremos que participen los trabajadores del poder judicial, que conocen los problemas, a la ciudadanía e interactúan todos los días con los profesionales y el premio será la implementación de esa idea y en la medida que se pueda ampliarla a varios juzgados”.

Finalmente la coordinadora del Laboratorio de Innovación Judicial manifestó que “se trata de construir un nuevo poder judicial entre todos. Necesitamos mejorar, evolucionar”.

Sobre Kleros

Kleros es una comunidad global cuyos usuarios se ocupan de resolver conflictos entre privados a través de un protocolo basado en un sistema blockchain. Lo novedoso de Kleros es que quienes imparten justicia son sus propios miembros, que pueden ser o no abogados o jueces en la vida diaria, y que se postulan para resolver casos en criptofinanzas, moderación de contenidos, criptomonedas, comercio electrónicos entre otros rubros.

La plataforma Kleros contrata con diversos prestadores de servicios que ofrece a sus clientes este protocolo como sistema de mediación y resolución ante algún tipo de reclamo, derivando los posibles incidentes en un sistema rápido y online desprovisto de la burocracia y los plazos infinitos.